PAB 192/06

LAUDO ARBITRAL DICTADO POR D. ANTONIO BENAVIDES VICO, MIEMBRO DEL CUERPO DE ÁRBITROS DEL TRIBUNAL LABORAL DE CATALUNYA, COMO VÍA DE SOLUCIÓN AL CONFLICTO EXISTENTE EN LA EMPRESA G. I., S.A., EXPEDIENTE ARBITRAL PAB 192/2006, EL DÍA 7 DE ABRIL DE 2006.

 

ANTECEDENTES DE HECHO

 

PRIMERO.- El día 10 de marzo de 200, la Sra. P. P. P., en calidad de Directora de Recursos Humanos y el Sr. L. M. C. en calidad de Presidente del Comité de Empresa de G. I., S.A., presentaron Convenio de Sometimiento Expreso  y Voluntario de Trabajadores y Empresarios al Trámite de Conciliación ante el Tribunal Laboral de Catalunya, que fue registrado con el número PCB 168/06.

SEGUNDO.- En dicho escrito se exponen los hechos que motivan el conflicto planteado en los siguientes términos:

 

Desacuerdo entre las partes, en la interpretación del pacto de mejora art. 22 ” Turnicidad ” por las medidas adoptadas por la empresa en enero de 2006.

TERCERO.- Debidamente citadas las partes, con fecha 17 de marzo de 2006, se celebra el acto de Conciliación ante la Delegación de Barcelona del Tribunal Laboral de Catalunya, en el que las partes se reafirman en sus posturas enfrentadas y acuerdan someter expresamente el conflicto al arbitraje previsto en los artículos 17 y 18 del Reglamento de Funcionamiento del Tribunal Laboral de Catalunya, nombrando al efecto por unanimidad al presente árbitro. Al efecto, se levanta la correspondiente acta en la que expresamente consta la voluntad de las partes en tal sentido, así como la cuestión sometida a arbitraje.

CUARTO.-  La cuestión que se somete a arbitraje se concreta en los siguientes términos:

“Determinar el alcance del artículo 22 del Pacto de Mejora sobre el Convenio Colectivo Sectorial, que regula las relaciones laborales en la empresa, en cuanto a las circunstancias que han dado lugar, en enero y febrero de 2006, a descontar importes derivados de los ajustes sobre cumplimiento de la jornada anual pactada.”

QUINTO.- El arbitraje al que se someten ambas representaciones tiene la calidad de arbitraje de derecho.

SEXTO.- El día 27 de marzo de 2006 tuvo lugar, en los locales del Tribunal Laboral de Catalunya, el  trámite de audiencia estipulado en el Reglamento de Funcionamiento del Tribunal Laboral de Catalunya. En dicho acto, las partes en conflicto se reafirmaron en sus posturas y el árbitro que suscribe, tras haber intentado sin éxito el acercamiento de las mismas, además de solicitar documentación complementaria a las partes. En consecuencia, se dio por finalizado el trámite de audiencia con el resultado de “sin acuerdo”.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

I. La competencia para dictar este Laudo Arbitral en el ámbito del Tribunal Laboral de Catalunya, viene determinada por lo establecido en el Acuerdo Interprofesional de Catalunya, de 7 de noviembre de 1990, en el Reglamento del propio Tribunal, y por el acuerdo adoptado por las partes en fecha 26 de mayo de 2005.

II. Durante el tramite de audiencia celebrado el día 27 de marzo de 2006, se constata por el arbitro designado, que ambas representaciones mantienen sus posturas divergentes  respecto al alcance de la regulación contenida en el Artículo 22 del Pacto de Mejora formalizado en la Empresa sobre los descuentos practicados a distintos trabajadores por la existencia de un debito de horas motivado por un cambio de turnos operado en el mes de febrero de 2005.

III. Las condiciones de trabajo de la empresa G. I. SA en su centro de trabajo sito en la localidad de Castellbisbal (Barcelona),viene rigiéndose por el convenio colectivo de aplicación, Convenio Colectivo  de  la Industria Siderometalúrgica de la Provincia de Barcelona y por el Pacto de Mejora Adicional de Empresa formalizado como complementario de las condiciones establecidas en el citado Convenio Colectivo de aplicación, Pacto que tiene un ámbito temporal de duración desde el día 1 de enero de 2005 hasta el 31 de diciembre de 2009

IV. En el mes de  febrero del año 2005, la Empresa G… SA  procedió a modificar las condiciones sustanciales de trabajo  de distintos trabajadores del centro de Castellbisbal al eliminar el 4º turno en que prestaban sus servicios laborables y pasar a desempeñarlos en el 3º turno existente, modificación que fue comunicada por la Dirección de la Empresa en los términos establecidos por el Artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, no constando que los afectados interpusieran demanda judicial para impugnar dicha decisión ante los órganos jurisdiccionales del orden social en base a lo preceptuado en el Artículo 41.3 del mismo texto legal, no existiendo por ello  una sentencia  que declarare la modificación sustancial operada como justificada o injustificada.

V. La aplicación del nuevo régimen de turnos para los trabajadores afectados implica la realización de un número de horas inferior al establecido como jornada de trabajo individual para el año 2005 en el Artículo 8.2 del Pacto de Mejora suscrito.

VI. La Dirección de la empresa tras haber notificado a los afectados durante los últimos meses del año 2005, la existencia del débito y la necesidad de compensarlo, ha procedido a descontar a los trabajadores afectados por dicha modificación sustancial por cambio de turno que habían realizado menos horas de trabajo de la jornada anual establecida los importes económicos de dicho tiempo de trabajo.

VII. El artículo 34.1  del Estatuto de los Trabajadores,  al regular la jornada laboral, determina, que la duración de la jornada de trabajo será la pactada en los Convenios colectivos o contratos de trabajo. Especificando el artículo 34.3 de la misma norma que dicha jornada, es de trabajo efectivo, al determinar que “el tiempo de trabajo se computará de modo que tanto al comienzo como al final de la jornada diaria el trabajador se encuentre en su puesto de trabajo”, el trabajador por ello en virtud de las contraprestaciones propias del contrato de trabajo debe cumplir con la jornada laboral pactada con un tiempo de trabajo efectivo.

VIII. Según la relación solicitada a las partes en el tramite de audiencia, y aportada en fecha 29-03-06, por la Empresa, los trabajadores afectados por la regularización efectuada y el número de horas de débito, son los siguientes:

       Trabajador                         Horas débito

M. L. M.                                                          16

A. A. U.                                                             16

A. L. B.                                                              16

A. V. D.                                                             24

O. M. P.                                                            24

M. K.                                                                 24

Fco. J. R. D.                                                       24

F. L. A.                                                              16

XII. En fecha 20 de octubre de 2005, la Dirección de la empresa y el Comité de Empresa acuerdan “quedar pendiente como se regularizará la devolución de los días pendientes y se negociaría conjuntamente en el Pacto de Mejora. Por tanto no se les descontará este débito a los trabajadores afectados por esta situación hasta que se negocien sus condiciones, teniendo como fecha límite para su regularización 31/12/05.Por consiguiente los trabajadores afectados si vienen un sábado se les retribuirá como horas extraordinarias”.

Distintos trabajadores afectados en virtud de dicho acuerdo han realizado durante el periodo de octubre a diciembre de 2005, horas extraordinarias, que se cuantifican en virtud de los datos solicitados a la partes y aportados por la empresa, en los siguientes:

          Trabajador                                  Horas extraordinarias

M. L. M.                                                          24

A. A. U.                                                             8

A. L. B.                                                              24

A. V. D.                                                             28

O. M. P.                                                            17,5

M. K.                                                                 46

Fco. J. R. D.                                                       24

F. L. A.                                                              24

El artículo 35.1 del Estatuto de los Trabajadores establece que “Tendrán la consideración de horas extraordinarias aquellas horas de trabajo que se realicen sobre la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo”.

XIII.   En el Pacto de Mejora suscrito en la Empresa G. I. SA, se regulan distintas condiciones de trabajo, estableciendo en el segundo párrafo de su Artículo 22 “Siempre que sea posible, se procurará que en los casos en los que sea necesario modificar el régimen de turnos en el transcurso del año natural el saldo de días que quede a “0”, no siendo necesario ningún ajuste horario diferente al del nuevo régimen horario para cumplir con la jornada anual pactada”.

XIV:  Al objeto de poder determinar el alcance del mismo sobre las cuestiones sometidas al arbitraje, resulta necesario determinar el alcance jurídico del Pacto de Mejora Adicional formalizado en la Empresa G. I. SA.

Para ello hay que partir que la difícil convivencia de distintas normativas rectoras de la relación laboral, encontrándose la regulación legal  en esta materia en el Titulo I del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, donde bajo la rubrica de disposiciones generales,  en la sección primera del capítulo I, el artículo 3.1 regula las denominadas fuentes de la relación laboral, estableciendo, que los derechos y obligaciones concernientes a la relación laboral se regulan:

 a) Por las disposiciones legales y reglamentarias del Estado.

 b) Por los Convenios colectivos.

 c) Por la voluntad de las partes, manifestada en el contrato de trabajo, siendo su objeto lícito y sin que en ningún caso puedan establecerse en perjuicio del trabajador condiciones menos favorables o contrarias a las disposiciones legales y Convenios colectivos antes expresados.

 Por otro lado el mismo artículo 3 del Estatuto de los Trabajadores precisa en su apartado cuarto que los trabajadores no podrán disponer válidamente, antes o después de su adquisición, de los derechos que tengan reconocidos por disposiciones legales de derecho necesario. Tampoco podrán disponer válidamente de los derechos reconocidos como indisponibles por Convenio colectivo.

De la regulación del referido artículo 3 del Estatuto de los Trabajadores, se desprende que el ordenamiento jurídico español atribuye a la norma estatal y a la negociación colectiva la función de fijar las condiciones generales de trabajo y la eficacia vinculante del convenio colectivo, que consagra el artículo 37.1 de la Constitución Española.

El Pacto de Empresa, en principio,  no posee, a falta de tramitación homologable y registro, el valor de Convenio Colectivo de los regulados en el Título III del Estatuto de los Trabajadores. Pero su contenido trasciende a la mera fuerza obligacional entre quienes lo suscribieron ya que sus efectos están llamados a recaer sobre trabajadores que en la fecha en que fue suscrito podrían no formar parte aún de la plantilla de la empresa ya que el Pacto posee vocación de futuro,  por ello, si es suscrito entre el Comité de Empresa como representantes legales de los trabajadores y la representación de la empresa, ostenta la legitimación exigida por el artículo 87.1 del Estatuto de los Trabajadores para negociar un convenio colectivo de empresa o ámbito inferior, cuando no conculca las normas de concurrencia y contenido establecidas en los artículos 84 y 85 del mismo texto legal,  son considerados como complementarios de los convenios colectivos, con plena eficacia y vinculantes para las partes que lo suscriben.

XV. La interpretación del alcance de dicho pacto debe basarse de forma analógica en las reglas de interpretación establecidas por el Artículo 3.1 del Código Civil para las normas, determinando  que se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas.

Debiendo pues acudir en primer lugar al sentido propio de las palabras utilizadas para interpretar el mismo, en tal sentido, se desprende que la redacción utilizada en dicho pacto respecto al párrafo segundo de su artículo 22, no sitúa en un tipo de acuerdo que no es directamente ejecutivo, sino que viene condicionado  en primer lugar por la frase “siempre que sea posible” y en segundo lugar por las palabras “se procurará”.

Respecto a la primera frase “siempre que sea posible “ nos  establece la exigencia de su posibilidad, entendiendo por tal según el Diccionario de la Lengua Española,  “Que pueda ser o suceder, que se pueda ejecutar, posibilidad, facultad, medios disponibles para hacer algo” lo que unido a las palabras “se procurara” que debemos entender según el mismo diccionario como “hacer diligencias o esfuerzos para que suceda lo que se expresa” que no se establece una obligación directamente exigible sino únicamente un determinado comportamiento condicionado y dirigido para alcanzar ese objetivo.

Hay que señalar además de la propia redacción del pacto, la dificultad de su interpretación, porque si en aquellos casos en que sea necesario modificar el régimen de turnos, por un lado, el saldo de días debe quedar a “o”, y por otro, no puede hacerse ningún ajuste horario diferente al del nuevo régimen horario para cumplir la jornada pactada, ello determinaría,  la imposibilidad de aplicar alguna medida organizativa tendente a la recuperación de las horas de débito y conllevaría únicamente en todos los casos la condonación de dichas  horas, lo que unido al sentido condicional de la redacción con los términos “siempre que sea posible” y  “se procurara” deja indeterminadas y condicionada estas posibilidades que deberían referirse entonces a la voluntad y posibilidades de la Empresa.

Por todo cuanto antecede de conformidad con los antecedentes y fundamentos de derecho expuestos, y al objeto de resolver en derecho las discrepancias existentes entre los representantes de los  trabajadores y la  empresa  G… SA, con respecto a la cuestión a dirimir, se emite el siguiente,

LAUDO

ÚNICO.  Se determina que el alcance del párrafo segundo del artículo 22 del Pacto de Mejora sobre el Convenio Colectivo sectorial, respecto a las circunstancias que han dado lugar, en enero y febrero de 2006, a descontar importes derivados de los ajustes sobre cumplimiento de la jornada anual pactada, es el de  establecer el compromiso de la Empresa para realizar siempre que sea posible, las diligencias y  esfuerzos necesarios para alcanzar los efectos señalados en el mismo, obligando únicamente a la misma a procurar dichos efectos, lo que implica que dicha regulación contenida en el Pacto de Mejora, dados los términos en que esta redactada, es una manifestación de intenciones, que no conlleva directamente una obligación incondicional para la Empresa. En tal sentido acreditado que la Empresa ha intentado evitar los descuentos mediante el ofrecimiento a los trabajadores afectados de la posibilidad de realizar las horas de débito, resulta procedente  efectuar los mismos en la cuantía que corresponda.

El laudo únicamente podrá recurrirse ante los Tribunales competentes por cuestiones relacionadas con el procedimiento (falta de citación o audiencia); aspectos formales de la resolución arbitral (incongruencia) o vulneración de derechos fundamentales o del principio de norma mínima.

En el plazo de siete días hábiles a contar desde la notificación del laudo, cualquiera de las partes podrá solicitar del árbitro, la aclaración de alguno de los puntos de aquél, que tendrá que facilitarse en el plazo máximo de 10 días hábiles.

El trámite de aclaración faculta a cualquiera de las partes a solicitar del árbitro, única y exclusivamente, la adecuada matización o esclarecimiento de alguno de los puntos contenidos en el laudo, sin que, en ningún caso, tal facultad pueda ser utilizada para rebatir los posicionamientos reflejados en la resolución arbitral.

Antonio Benavides Vico

Árbitro del TLC