PAGI 63/08

LAUDO ARBITRAL

DICTADO POR EL MIEMBRO DEL CUERPO DE ÁRBITROS DEL TRIBUNAL LABORAL DE CATALUNYA, DON ANTONIO BENAVIDES VICO, COMO VÍA DE SOLUCIÓN AL CONFLICTO EXISTENTE EN LA EMPRESA E. LL., S.L., EXPEDIENTE ARBITRAL PAGI 63/2008, EL DÍA 11 DE DICIEMBRE DE 2008.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO:.- El día 5 de noviembre de 2008, el Comité de Empresa de E. LL., S.L. presentó Escrito Introductorio al trámite de Conciliación ante este Tribunal Laboral de Catalunya, que fue registrado con el número PCGI 61/2008.

SEGUNDO:.- El tema sometido a conciliación, según consta en el escrito introductorio, es el siguiente:

1.- Origen y Desarrollo:

El 26 de agosto de 2008 la Dirección comunica al Comité por medio de un escrito (Anexo 1) su intención de acogerse a lo establecido en el Art. 43 del XVII Convenio Colectivo de Trabajo para la Industria Metalgráfica de Cataluña 2007-2009.

En fecha 22 de septiembre y ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo con la Dirección de la Empresa, este Comité remite un escrito a la Comisión de Interpretación y Seguimiento del Convenio, para someter a su interpretación y seguimiento la situación creada (Anexo 2). La Empresa se niega a establecer fecha para la recuperación salarial del nivel retributivo del Convenio así como para las cantidades dejadas de percibir hasta la fecha. Que a fecha de hoy la Comisión de Interpretación no se ha reunido para tratar este tema, agotándose el plazo de 20 días que establece el Convenio sin que se haya pronunciado sobre el conflicto y habiendo intentado este Comité que se produjera dicha reunión en diversas ocasiones.

El Comité de Empresa de E. Ll., S.L., y en base a lo que establece el Convenio Colectivo en Art. 43.5 párrafo segundo inicia este trámite en cumplimiento de lo que establece el propio Convenio.

El Comité de Empresa se niega a la pretensión de la Empresa y no entra a valorar las causas económicas alegadas por esta, al entender que la Empresa incumple lo establecido en el Artículo 43.4 del Convenio al no concretar la propuesta económica que permita recuperar el nivel retributivo de los trabajadores así como los salarios dejados de percibir durante el 2008, por la no aplicación del Convenio.

La publicación del Convenio en el DOGC se realizó el 29 de julio de 2008.

2.- Objeto y Pretensión:

Que se cumpla lo que establece el Art. 43.5 del XVII Convenio Colectivo para la Industria Metalgráfica de Cataluña 2007-2009, en cuanto al sometimiento al arbitraje de derecho y equidad del Tribunal Laboral de Catalunya.

Que se cumpla lo que establece el Art. 46 del XVII Convenio Colectivo para la Industria Metalgráfica de Catalunya 2007-2009, tratamiento retributivo para 2008, desde 1 de enero de 2008 como establece el propio Convenio.

TERCERO:.- Debidamente citadas las partes, la Conciliación del Tribunal Laboral de Catalunya se llevó a cabo el día 12 de noviembre de 2008, la cual se dio por finalizada con el resultado de ACUERDO, en los siguientes términos:

  1. Ambdues parts es sotmeten expressament al tràmit d’arbitratge previst en els articles 17 i 18 del Reglament de Funcionament del Tribunal Laboral de Catalunya, i nomenen per unanimitat al Sr. Antonio Benavides Vico, àrbitre del Cos Laboral d’Àrbitres del Tribunal Laboral de Catalunya.

En el cas de que el Sr. Benavides no acceptés l’esmentat nomenament, ambdues representacions acorden nomenar com àrbitre suplent a la Sra. María José Abella Mestanza, àrbitre del Tribunal Laboral de Catalunya.

Si l’àrbitre suplent tampoc acceptés l’esmentat nomenament, la representació de l’empresa i dels treballadors, una vegada comunicat a les mateixes aquest extrem pel Tribunal Laboral de Catalunya, disposaran de 48 hores per consensuar un nou àrbitre, i en cas de no arribar a cap acord al respecte, la designació correspondrà a la Delegació de Girona del Tribunal Laboral de Catalunya que ha conegut del present procediment de Conciliació.

  1. La qüestió a dirimir que és objecte de l’arbitratge al que es sotmeten ambdues representacions es concreta en el següent:

Interpretació i aplicación al cas concret dels Articles números 43, i 46 del Conveni vigent aplicable al sector, així com qualsevol altre article que l’Àrbitre consideri també d’interpretació i aplicació necessàries per aquest cas.

  1. L’arbitratge al que es sotmeten ambdues representacions té qualitat d’arbitratge de dret.

  1. Ambdues representacions podran aportar en el preceptiu tràmit d’audiència les argumentacions que estimin convenients per a la defensa dels seus respectius punts de vista, podent fer entrega, en el propi acte a l’àrbitre comunament designat, sengles escrits en el que es reflecteixin aquelles.

  1. Ambdues representacions deixen constància expressa de que el Laude Arbitral que es dicti como a conseqüència de l’arbitratge al que se sotmeten voluntària i expressament, tindrà efectes vinculants d’acord amb la legislació vigent, comprometent-se a estar i passar per el que en ell s’estableixi

CUARTO:.- Aceptado el mandato arbitral por parte del Sr. Antonio Benavides Vico, según se constata en documento de fecha 25 de noviembre de 2008, se procedió a convocar a las partes interesadas para el día 28 de noviembre de 2008, a efectos de llevar a cabo el correspondiente trámite de audiencia que establece el artículo 18.6.f) del Reglamento de Funcionamiento del Tribunal Laboral de Catalunya.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

I. La competencia para dictar este Laudo Arbitral en el ámbito del Tribunal Laboral de Catalunya, viene determinada por lo establecido en el Acuerdo Interprofesional de Catalunya, de 7 de noviembre de 1990, en el Reglamento del propio Tribunal, y por el acuerdo adoptado por las partes en fecha 12 de noviembre de 2008.

II. Durante el trámite de audiencia celebrado el día 28 de noviembre de 2008, se constata por el árbitro designado, que ambas representaciones mantienen sus posturas divergentes  respecto a la cuestión sometida al arbitraje que se concreta en “Interpretación y aplicación al caso concreto de los Artículos números 43 y 46 del Convenio vigente aplicable al sector, así como cualquier otro artículo que el Arbitro considere también de interpretación y aplicación necesarias para este caso”

III.  Las condiciones de trabajo de la empresa E. Ll. SL, viene rigiéndose por el Convenio Colectivo de trabajo para la Industria Metalgráfica de Cataluña (DOGC 05/09/2008). Código de Convenio: 7900285,  Rango de vigencia: 01/01/2007 a 31/12/2009

IV.  El artículo 43 del referido convenio colectivo, con la rúbrica inaplicación, contiene la siguiente regulación, las condiciones económicas del convenio obligan, en su condición de mínimos legales, a todas las empresas y trabajadores incluidos en sus ámbitos de aplicación territorial, funcional, personal y temporal. Ello no obstante, las empresas podrán instar la inaplicación temporal, total o parcial, de los incrementos retributivos del convenio para un determinado año, siempre que se encuentren en alguno de los tres supuestos que a continuación se especifican.

V.  La Dirección de la Empresa, comunicó al Comité de Empresa en fecha 26 de agosto de 2008, que en virtud de lo dispuesto en el Artículo 43 del XVII Convenio colectivo de Trabajo para la Industria Metalgráfica de Cataluña, la decisión de acogerse a la inaplicación regulada en el mismo para el año 2008, adjuntando memoria explicativa y documentación para los supuestos descritos en los apartados 43.2.1 y 43.2.2 del citado Artículo 43 del Convenio Colectivo. Iniciado el procedimiento previsto, los Representantes Legales de los Trabajadores, comunicaron por escrito de fecha 18 de septiembre de 2008, su rechazo a la solicitud de inaplicación planteada por la Dirección de la Empresa. En fecha  6 de noviembre de 2008, la Comisión de Interpretación y Seguimiento del XVII Convenio Colectivo de Trabajo de la Industria Metalgráfica de Cataluña emite acta en la que se recoge en relación con la solicitud de inaplicación presentada por la empresa E. Ll. SL  que no es posible alcanzar un acuerdo, quedando expedito el resto del procedimiento previsto en el convenio.

VI.  El artículo 43.5 del referido Convenio, establece que “De no llegarse a acuerdo ante ésta, las partes se someterán necesariamente al arbitraje del Tribunal Laboral de Cataluña —de derecho, en cuanto a la concurrencia o no de causa/s suficiente/s para la inaplicación retributiva solicitada, y de equidad, sobre el alcance y contenido mismos de la medida, de resultar ésta factible—.”

Dicha regulación determina por tanto, el sometimiento  en caso de desacuerdo al arbitraje del Tribunal Laboral de Cataluña, si bien, se prevén dos tipos de arbitrajes uno de derecho en cuanto a la concurrencia de las causas que pueden posibilitar la inaplicación, y otro de equidad para el alcance y contenido de la medida de inaplicación planteada por al empresa, sin embargo en el presente procedimiento arbitral, las partes han sometido al arbitro la cuestión a dirimir referida tanto a la interpretación como aplicación de la medida de inaplicación únicamente en la modalidad de un arbitraje de derecho (apartado Tercero  del Acta  de 12 de noviembre de 2008), siendo por tanto bajo esta modalidad de arbitraje exclusivamente en derecho, en la que el árbitro designado por las partes puede emitir el laudo al que se someten las partes, no siendo posible por tal circunstancia, considerar razones de equidad, que  en su caso hubieran podido tomarse en cuenta en la resolución sobre el alcance y contenido de la medida de inaplicación solicitada por la empresa.

VI. Procediendo en primer lugar al examen de la concurrencia o no de las causas que justifican la posible inaplicación temporal, de los incrementos retributivos del convenio en los términos de su referido Artículo 43, se distinguen tres supuestos distintos, recogidos en los apartados 43.2.1, 43.2.2 y 43.2.3.

“43.2.1 Que los dos (2) últimos ejercicios cerrados hayan presentado pérdidas económicas, bastando el inmediato anterior al de solicitud de la medida si aquéllas fuesen de consideración, entendiendo por tales las equivalentes a una cuarta parte (1/4) —cuando menos— de su masa salarial bruta (retribuciones laborales de todo tipo más cuotas patronales de aseguramiento social). Dichas pérdidas se acreditarán mediante presentación de las cuentas depositadas ante el registro mercantil —caso de tener la obligación legal de realizar este trámite— o de balances auditados —en cualquier otro caso—.

43.2.2 Que el último ejercicio cerrado haya presentado pérdidas económicas y que las previsiones para el ejercicio en curso sean claramente negativas, implicando en todo caso una disminución tal del volumen de facturación que amenace con comprometer negativamente el signo de la cuenta de resultados de la empresa, conduciéndole nuevamente a pérdidas. No harán falta pérdidas en el último ejercicio cerrado si las previstas para el ejercicio en curso fueran de consideración, como las referidas en el epígrafe anterior, o

43.2.3 Que se hallen incursas en un procedimiento concursal propio, en cualquier fase que fuere, o se vean afectadas por un procedimiento ajeno de esta naturaleza, por importe que comprometa negativamente también el signo de su cuenta de resultados, conduciéndole a pérdidas de consideración como las referidas en los epígrafes anteriores.”

La regulación los tres apartados recogen por tanto tres supuestos de inaplicación, determinándose en cada uno de ellos, las causas y requisitos que justifican la medida. En tal sentido, debemos considerar que los requisitos actúan en cada uno de los apartados de forma independiente respecto a los otros apartados, dada su reacción en tres apartados distintos del mismo artículo 43.2 del Convenio.

La empresa E. Ll. SL, solicita en concreto   la inaplicación del incremento retributivo en  base a los apartados 43.2.1 y 43.2.2, debiendo por tanto analizar si concurren las causas que justifican dicha inaplicación. Respecto a las causas y requisitos establecidos en el apartado 43.2.1 del Convenio, la documentación aportada al arbitro por la empresa , extracto de balances de situación al 31 de diciembre de 2007, y de cuenta de perdidas de ganancias del mismo ejercicio 2007, reflejan unas perdidas  de 1.313.257,14 euros, con una masa salarial de 2.617.713,17 euros, lo que implica que las perdidas registradas suponen un porcentaje del 50,17%, que supera el 1/4  exigido por el convenio para la inaplicación, para justificar la medida para los supuestos de perdidas en el ejercicio inmediato anterior al de solicitud de la medida si aquéllas fuesen de consideración, entendiendo por tales las equivalentes a una cuarta parte, cuando menos de su masa salarial bruta (retribuciones laborales de todo tipo más cuotas patronales de aseguramiento social), no obstante lo anterior, no consta en la documentación económica aportada al arbitro que se haya realizado el deposito de las cuentas anuales en el Registro Mercantil, o que los balances aportados esté auditados, tal como establece el citado apartado 43.2.1, no siendo posible por este apartado ante la  ausencia de la acreditación de dichos requisitos determinar la concurrencia de la misma.

Por otro lado, hay que señalar que el apartado 43.2.2,  determina la justificación de la medida de inaplicación cuando en el último ejercicio cerrado haya presentado pérdidas económicas y que las previsiones para el ejercicio en curso sean claramente negativas, implicando en todo caso una disminución tal del volumen de facturación que amenace con comprometer negativamente el signo de la cuenta de resultados de la empresa, conduciéndole nuevamente a pérdidas, regulándose también que no hará  falta pérdidas en el último ejercicio cerrado si las previstas para el ejercicio en curso fueran de consideración, entendiendo por tales las equivalentes a una cuarta parte cuando menos de su masa salarial bruta. Como se ha señalado anteriormente en el ejercicio 2007 fueron de 1.313.257,14 euros y las previsiones para el presente ejercicio conforme a la documentación aportada son claramente negativas con unas pérdidas provisionales a octubre de 2008 de 2.081.023 euros, con una masa salarial en el periodo de 3.023.586 euros, lo que determina que se dan los dos supuestos establecidos en dichos apartado para justificar la inaplicación, hay que significar que en este apartado, no se incluye la mención expresa de la necesidad del deposito de las cuentas o de la balances auditados, tal como se señala  en el apartado 43.2.1, no siendo posible, dado el tenor literal del precepto del convenio su exigencia para justificar la concurrencia de la causa.

VII. Una vez determinada la concurrencia de las causas y requisitos que puede posibilitar la inaplicación del incremento retributivo del convenio, la segunda cuestión que se debe analizar es la concreta aplicación de la medida que solicita la empresa, al no contener indicación de la forma prevista para el pago de dicha inaplicación.

El Tribunal Supremo  en sentencias de 24 de enero de 2000 y  27 de septiembre de 2002, llegaron a la siguiente doctrina, “debe recordarse con carácter general, que el convenio colectivo es un pacto, y además, es un pacto dotado de eficacia vinculante general, por lo menos si se trata de convenios concluidos bajo las indicaciones del ET la problemática de los que se configuran al margen del ET, pudiera ser en rigor diferente. Lo anterior quiere decir que un Convenio estatutario es un pacto, y que como todo pacto negocial, constituye un precepto de autonomía privada, una autorregulación de intereses propios. De ahí que, si en cuanto pacto es susceptible de interpretación, e igualmente lo es en cuanto precepto de autonomía privada, más lo será en cuanto pacto colectivo, porque genera un precepto que se extiende a vínculos contractuales cuyos titulares pudieron no intervenir en el clausulado convencional colectivo. Por eso se suele subrayar su carácter de norma laboral, y además, de una norma que proviene de la contratación. Y en definitiva se suele afirmar que en la interpretación de un pacto colectivo intervendrán las reglas del Código Civil. Las dictadas para las Leyes, artículo 3.1 según el cual, las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que haya de ser aplicada, atendiendo al espíritu y finalidad de aquella”.

También las dictadas para los contratos. El artículo 1281 indica que si los términos del contrato son claros y no dejan duda sobre la intención de los contratantes se estará al “sentido literal de sus cláusulas”. El artículo 1282 añade que, para juzgar de la intención de los contratantes «principalmente a los actos de éstos, coetáneos y posteriores» al contrato, la doctrina científica añade los actos anteriores. El artículo 1283 vuelve a reiterar el papel de la intención, pues cualquiera que sea la generalidad de los términos empleados, no deberán entenderse comprendidos “cosas distintas y casos diferentes” de aquellos sobre los que los interesados se propusieron contratar. El artículo 1285 del CC, señala que las cláusulas de los contratos deberán interpretarse unas por las otras, atribuyendo a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas. Siendo de menor interés aquí, los demás preceptos civiles. Junto a lo anterior, hay en elemento más a tener en cuenta en la interpretación de los convenios colectivos, muestran una voluntad concorde de las partes económica y social, en la inteligencia de que se trata de un compromiso temporal, que de momento plasma el equilibrio más compartido por quienes suscriben el compromiso, sin perjuicio de cualquier evolución posterior, y hasta el cambio completo de la letra o del sentido de una estipulación.

El Artículo 43.4 del Convenio Colectivo de la Industria Metalgráfica de Cataluña  al regular las condiciones de inaplicación del incremento retributivo, establece que “La aplicación de los incrementos retributivos del convenio quedará en suspenso desde el momento mismo en que la empresa comunique por escrito a la RLT y a la Comisión de interpretación y seguimiento del convenio —o sólo a ésta, en ausencia de aquélla—, su intención de acogerse a lo dispuesto en esta cláusula, acompañando memoria explicativa y documentación acreditativa de hallarse en alguna/s de las situaciones previstas en el anterior epígrafe 43.2, más la/s propuesta/s económica/s concreta/s que efectúe al respecto, que habrá/n de contener indicación del tiempo y modo de recuperación del nivel retributivo del convenio y forma prevista para el pago —en su caso— de las cantidades que vayan a dejar de abonarse al personal por la inaplicación retributiva en cuestión”.

En tal sentido, la interpretación en derecho y sentido literal del Artículo 43.4 del convenio colectivo, establece de forma expresa  al referirse a la propuesta de la empresa incluye el término “habrá/n”  lo que refiere una utilización bien individual o bien plural del contenido de la propuesta en relación con las indicaciones exigidas, y además con la utilización del término “-en su caso-“   ( cuyo tenor nos indica, casualidad, acaso, si sucede tal o tal cosa) que aparece resaltado además ortográficamente con dos guiones, conlleva que la forma prevista para el pago  de las cantidades que vayan a dejar de abonarse al personal por la inaplicación retributiva, es una de las posibilidades que se regulan en dicho artículo, dejando en términos condicionales el pago de dichas cantidades, pero no determinándose su obligatoriedad para la inaplicación del incremento retributivo. Si las partes legitimadas en la negociación del Convenio Colectivo, introdujeron expresamente en su redacción el término “en su caso“  debemos entender e interpretar que puede existir “ otro caso”  donde no es necesario concretar  el pago de las referidas cantidades.

VIII. El árbitro reitera que la resolución del laudo se realiza en cualidad de arbitraje de derecho dado el sometimiento exclusivo de las partes al mismo, no incluyéndose en la resolución consideraciones o razones de equidad que hubieran podido determinar otro tipo de resolución.

IX.  Por todo cuanto antecede de conformidad con los antecedentes y fundamentos de derecho expuestos, y al objeto de resolver en derecho las discrepancias existentes entre las partes, con respecto a la cuestión a dirimir, se emite el siguiente,

LAUDO

ÚNICO.-  La interpretación y aplicación en derecho de los Artículos números 43, y 46 del Convenio vigente aplicable al sector, así como de cualquier otro artículo, determina la procedencia y validez de la solicitud instada por la empresa ELSL sobre inaplicación del incremento retributivo para el año 2008.

El laudo únicamente podrá recurrirse ante los Tribunales competentes por cuestiones relacionadas con el procedimiento (falta de citación o audiencia); aspectos formales de la resolución arbitral (incongruencia) o vulneración de derechos fundamentales o del principio de norma mínima.

En el plazo de siete días hábiles a contar desde la notificación del laudo, cualquiera de las partes podrá solicitar del árbitro, la aclaración de alguno de los puntos de aquél, que tendrá que facilitarse en el plazo máximo de 10 días hábiles.

El trámite de aclaración faculta a cualquiera de las partes a solicitar del árbitro, única y exclusivamente, la adecuada matización o esclarecimiento de alguno de los puntos contenidos en el laudo, sin que, en ningún caso, tal facultad pueda ser utilizada para rebatir los posicionamientos reflejados en la resolución arbitral.

Antonio Benavides Vico

Árbitro del TLC