PAB 493/2018

LAUDO ARBITRAL

 

DICTADO POR EL MIEMBRO DEL CUERPO DE ARBITROS DEL TRIBUNAL LABORAL DE CATALUNYA, SR. ANTONIO BENAVIDES VICO, COMO VÍA DE SOLUCIÓN AL CONFLICTO EXISTENTE EN LA EMPRESA  YYY , EXPEDIENTE PAB 493/18, EL DÍA 26 DE SEPTIEMBRE DE 2018.

 

ANTECEDENTES DE HECHOS

 

PRIMERO.- El día 25 de junio de 2018, el Delegado Sindical de USOC en la empresa presentó Escrito Introductorio al trámite de Conciliación ante el Tribunal Laboral de Catalunya, que fue registrado con el número PCB 433/18.

 

SEGUNDO.- El tema objeto de controversia sometido a conciliación, según consta en el escrito introductorio presentado, cuya copia consta anexada al cuerpo del acta de fecha 12/07/2018, en la que se acuerda el sometimiento expreso a arbitraje como vía de resolución a dicha controversia, viene a resumirse en el solicito de dicho escrito introductorio, que dice literal y textualmente lo siguiente:

 

“… que reconegui el Dret dels Treballadors a gaudir el període vacacional anual segons les previsions de l’Article 18è del Conveni Col·lectiu de Transport  de Mercaderies de la Província de Barcelona, deixant sense efecte la regulació recollida a l’Article 7è del Pacte d’Empresa de data 30/05/2016, amb la resta de pronunciaments legals que siguin d’aplicació”.

 

TERCERO.- El acto de Conciliación se celebró ante el Tribunal Laboral de Catalunya el día 12 de julio de 2018, dándose por finalizado el mismo con el resultado de ACUERDO, conviniendo y formalizando todas las partes comparecientes, Sección Sindical de USOC; Dirección/Representación empresarial y Comité de Empresa, el convenio arbitral de sometimiento expreso al proceso de arbitraje       -de derecho- del Tribunal Laboral de Catalunya, y procediendo a la rúbrica del acta final en tal sentido, sin objeción alguna por parte de ninguna de las representaciones personadas firmantes.

 

Los términos del preceptivo convenio arbitral acordados en el acta antes mencionada, son los que seguidamente se transcriben de forma literal:

–      Ambdues parts es sotmeten expressament al tràmit d’arbitratge previst en els articles 17 i 18 del Reglament de Funcionament del Tribunal Laboral de Catalunya, i  nomenen per unanimitat a D. Antonio Benavides Vico, àrbitre del Cos Laboral d’Àrbitres del Tribunal Laboral de Catalunya.

 

En el caso de que D. Antonio Benavides Vico no acceptés l’esmentat nomenament , ambdues representacions acorden nomenar com àrbitre suplent a D. Salvador Álvarez Vega, àrbitre del Tribunal Laboral de Catalunya.

 

Si l’àrbitre suplent tampoc acceptés l’esmentat nomenament, la representació de l’empresa i dels treballadors, una vegada comunicat a les mateixes aquest extrem pel Tribunal Laboral de Catalunya, disposaran de 48 hores per consensuar un nou àrbitre, i en cas de no arribar a cap acord al respecte, la designació correspondrà a la Delegació de Barcelona del Tribunal Laboral de Catalunya que ha conegut del present procediment de Conciliació o Mediació.

 

–      La qüestió a dirimir que és objecte de l’arbitratge al que es sotmeten ambdues representacions es concreta en el següent:

 

“Determinar si en matèria de vacances preval l’article 18 del Conveni Col·lectiu del Transport de Mercaderies de la Província de Barcelona o l’article 7 del vigent “Acord de condicions econòmiques i laborables dels treballadors de YYYY – Delegació provincial de Barcelona”, de data 30 de maig de 2016, ratificat en el Tribunal Laboral de Catalunya en data 7 de juny de 2016.”

 

–      L’arbitratge al que es sotmeten ambdues representacions té qualitat de arbitratge de dret.

 

–      Amb la signatura de la present Acta de Conciliació que reflexa l’acord entre las parts, es dona per formalitzat el Conveni Arbitral.

 

–      Ambdues representacions podran aportar en el preceptiu tràmit de audiència les argumentacions que estimin convenients per a la defensa dels seus respectius punts de vista, pudent fer entrega, en el propi acte l’àrbitre comunament designat, sengles escrits en el que es  reflecteixin aquelles.

 

–      Ambdues representacions deixen constància expressa de que el Laude Arbitral que es dicti com a conseqüència de l’arbitratge al que es sotmeten voluntària i expressament, tindrà efectes vinculants d’acord amb la legislació vigent, comprometent-se a estar i passar por allò que en ell s’estableixi.

 

CUARTO.- Tras comunicar al Árbitro su designación formal, y aceptado por su parte el mandato arbitral informado, en un inicio se convoca a las partes, en tiempo y forma, la celebración del preceptivo trámite de audiencia para el día 26 de julio de 2018 -de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 18.6.f) del Reglamento de Funcionamiento del Tribunal Laboral de Catalunya-, posponiéndose finalmente su celebración para el 6 de septiembre del mismo 2018, a petición de la Dirección de la Empresa, y con la posterior conformidad por parte del Árbitro, así como del resto de representaciones interesadas.

 

Cabe reseñar que el trámite de audiencia, si bien todas las partes comparecientes se ratifican de inicio en sus respectivas posturas, el Árbitro concluye dicho acto, tras las reuniones oportunas, con la consecución de un preacuerdo, los términos del cual debían ser sometidos a la consideración de la Asamblea de las personas trabajadoras.

 

Los términos del preacuerdo eran los que se seguidamente se transcriben literalmente:

 

Exclusivamente para el ejercicio 2019, se establece la siguiente distribución de las vacaciones:

 

– Un periodo estival de 17 de junio a 17 de septiembre para el personal que tenga hijos/as a cargo en edad escolar (entendiendo por tal hasta la ESO), garantizándose para este periodo 18 días naturales de vacaciones.

 

– Un periodo estival de 17 de junio a 30 de septiembre para el personal que no tenga hijos/as a cargo en edad escolar (entendiendo por tal hasta la ESO), garantizándose para este periodo 18 días naturales de vacaciones.

 

– El resto de días de vacaciones hasta completar los 34 pactados, se disfrutarán fuera de los periodos anteriormente indicados.

 

En fecha 17 de septiembre se comunica al Árbitro la no aceptación de los términos del preacuerdo por parte de la Asamblea, según información recibida, vía mail, por el Letrado del Sindicato USOC, Sr. AN, adjuntado acta de votación de la Asamblea firmada, debiéndose proceder en consecuencia a la emisión del laudo arbitral correspondiente por parte de dicho Árbitro, y en el plazo de siete días hábiles, tal y como quedó convenido en el acta levantada con motivo del trámite de audiencia celebrado.

 

Cabe reseñar, a efectos meramente informativos, que con posterioridad a dicha fecha, la Dirección en primer término (en fecha 18 de septiembre), y el Comité de Empresa con posterioridad y en contestación al primero (en fecha 25 de septiembre), procedieron a presentar a registro sendos documentos que incidían en aspectos relacionados con la celebración de la Asamblea de personas trabajadoras, documentos cuyo contenido en modo alguno tiene relación con la cuestión sometida a arbitraje, por lo que no pueden ser tenidos en cuenta, desde el punto de vista formal, para la fundamentación en derecho de la correspondiente resolución arbitral.

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

 

I. La competencia para dictar este Laudo Arbitral en el ámbito del Tribunal Laboral de Catalunya, viene determinada por lo establecido en el Acuerdo Interprofesional de Catalunya, de 7 de noviembre de 1990, en el Reglamento del propio Tribunal, y por el acuerdo adoptado por las partes en fecha 12 de julio de 2018.

 

II. Durante el trámite de audiencia celebrado el día 6 de septiembre de 2018, se constata por el árbitro designado, que ambas representaciones mantienen sus posturas divergentes  respecto a la cuestión sometida al arbitraje que se concreta en “Determinar si en materia de vacaciones prevalece el artículo 18 del Convenio Colectivo del Transporte de Mercancías de la  Provincia de Barcelona o el artículo 7 del vigente “Acuerdo de condiciones económicas y laborales de los trabajadores de YYYY Delegación provincial de Barcelona” de fecha 30 de mayo de 2016, ratificado en el Tribunal Laboral de Catalunya en fecha 7 de junio de 2016”.

 

III. En el tramite de audiencia, tras las reuniones que mantiene el Arbitro por separado con las partes, se concluye el acto con el preacuerdo que consta en los antecedentes, que debía ser ratificado por la Asamblea de Personas Trabajadoras, comunicándose en fecha 17 de septiembre de 2018, por la representación sindical de USOC, que la Asamblea de Personas Trabajadoras había rechazado dicho preacuerdo, debiéndose por tanto emitir el preceptivo laudo arbitral.

 

IV. Las condiciones de trabajo de la empresa YYYY en la delegación provincial de Barcelona a nivel convencional se encuentran incluidas en la regulación del Convenio colectivo del Convenio Colectivo de Trabajo del Sector Transporte de Mercancías por Carretera y Logística de la Provincia de Barcelona 2007-2010, en los términos establecidos por la Sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sala Social de fecha 12 de diciembre de 2013, y por el Acuerdo de condiciones económicas y laborales de los trabajadores de YYYY Delegación provincial de Barcelona de fecha 30 de mayo de 2016, ratificado en el Tribunal Laboral de Catalunya en fecha 7 de junio de 2016.

 

IV. En relación a la materia objeto de este arbitraje debemos partir de la regulación legal y convencional que puedan incidir en la resolución del conflicto planteado que se centra en la aplicación prevalente entre distintas regulaciones jurídicas que resultan de aplicación al derecho de vacaciones anuales. La confluencia de distintas regulaciones sobre una misma materia, hace necesario abordar su posible aplicación, teniendo en cuenta elementos tales como la vigencia temporal, la jerarquía normativa,  y tal como establece el artículo 3.3 del Estatuto de los Trabajadores “los conflictos originados entre los preceptos de dos o más normas laborales, tanto estatales como pactadas, que deberán respetar en todo caso los mínimos de derecho necesario, se resolverán mediante la aplicación de lo más favorable para el trabajador apreciado en su conjunto, y en cómputo anual, respecto de los conceptos cuantificables”

 

V. La regulación legal del derecho a las vacaciones anuales se encuentra establecido en el artículo 38.1 Estatuto de los Trabajadores, “el periodo de vacaciones anuales retribuidas, no sustituible por compensación económica, será el pactado en convenio colectivo o contrato individual. En ningún caso la duración será inferior a treinta días naturales”.

 

Precisando el apartado 2 del mismo artículo, que “el periodo o periodos de su disfrute se fijará de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, de conformidad con lo establecido en su caso en los convenios colectivos sobre planificación anual de las vacaciones”.

 

De dicha regulación legal, resulta evidente que la norma distingue entre el derecho a una duración mínima de 30 días naturales de vacaciones, mínimo de derecho necesario, del periodo o periodos de disfrute en los que remite al acuerdo y en su caso a lo establecido a través de la negociación colectiva en la planificación de las mismas.

 

Diferenciación que el Legislador ha delimitado así mismo en la regulación de la prevalencia de los convenios de empresa en el articulo 84.2 del Estatuto de los Trabajadores que “la regulación de las condiciones establecidas en un convenio de empresa, que podrá negociarse en cualquier momento de la vigencia de convenios colectivos de ámbito superior, tendrá prioridad aplicativa respecto del convenio sectorial estatal, autonómico o de ámbito inferior en las siguientes materias:

(..)

c) El horario y la distribución del tiempo de trabajo, el régimen de trabajo a turnos y la planificación anual de las vacaciones”.

 

VI. El artículo 18 del Convenio colectivo del Convenio Colectivo de Trabajo del Sector Transporte de Mercancías por Carretera y Logística de la Provincia de Barcelona 2007-2010, en los términos establecidos por la Sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sala Social de fecha 12 de diciembre de 2013, establece que   “todo el personal al servicio de las empresas regidas por el presente Convenio, tendrá derecho al disfrute de un período de 30 días naturales de vacaciones retribuidas en función del salario real. Preferentemente se disfrutarán entre los meses de junio a septiembre, salvo en aquellas empresas que por, su tipo de trabajo, durante este período vean incrementada su actividad productiva. En este último supuesto los trabajadores verán incrementadas las vacaciones en 2 días, que no podrán adicionarse en el supuesto de efectuar vacaciones fraccionadas.

 

 

Dentro del primer trimestre del año, se establecerán de mutuo acuerdo entre los representantes de los trabajadores y la empresa, las fechas de disfrute de las vacaciones para cada trabajador; una vez fijadas, las empresas no podrán modificarlas unilateralmente.

 

Con independencia de lo anterior, las empresas podrán pactar individualmente con sus trabajadores, con la intervención de sus representantes, el fraccionamiento de las vacaciones, de manera que 21 días se realicen en el período estival de forma consecutiva (se entiende por período estival el comprendido entre el 21 de junio y el 21 de septiembre) el resto 14 días naturales, a lo largo del año que podrán fraccionarse de mutuo acuerdo entre las partes.

 

Este pacto podrá extenderse también de común acuerdo, en caso de que el fraccionamiento afecte a vacaciones establecidas, en meses distintos a los veraniegos.

Las vacaciones no podrán comenzarse en día de descanso semanal ni en víspera”.

 

VII. El vigente Acuerdo de condiciones económicas y laborales de los trabajadores de YYYY Delegación provincial de Barcelona” de fecha 30 de mayo de 2016, ratificado en el Tribunal Laboral de Catalunya en fecha 7 de junio de 2016, establece en su artículo 7, “durante la vigencia de este acuerdo el periodo de vacaciones constara de 32 días naturales, más 2 días por festivos locales, que se disfrutaran en dos periodos, siendo vacaciones rotativas(..) Con el fin de no reducir los puestos de trabajo por este motivo, se planteara la formula de 15 días en verano y 19 días en invierno”

 

VIII.  Con relación a la jerarquía de las regulaciones en conflicto, hay que partir de que el artículo 91.2 del Estatuto de los Trabajadores, establece que  “el acuerdo logrado a través de la mediación y el laudo arbitral tendrán la misma eficacia jurídica y tramitación que los convenios colectivos regulados en esta ley, siempre que quienes hubiesen adoptado el acuerdo o suscrito el compromiso arbitral tuviesen la legitimación que les permita acordar, en el ámbito del conflicto, un convenio colectivo conforme a lo previsto en los artículos 87, 88 y 89”.Confiriendose por ello al Acuerdo de condiciones económicas y laborales de los trabajadores de YYYY Delegación provincial de Barcelona de fecha 30 de mayo de 2016, ratificado en el Tribunal Laboral de Catalunya en fecha 7 de junio de 2016, la misma eficacia jurídica de un convenio colectivo.

 

IX. Teniendo en cuenta la vigencia temporal, de las posibles regulaciones en conflicto, parece lógico y evidente interpretar que los sujetos legitimados para la negociación colectiva que alcanzaron el  Acuerdo de condiciones económicas y laborales de los trabajadores de YYYY Delegación provincial de Barcelona de fecha 30 de mayo de 2016, ratificado en el Tribunal Laboral de Catalunya en fecha 7 de junio de 2016, eran conocedores de la regulación contenida en el convenio colectivo sectorial de aplicación, vigente en aquella fecha,  Convenio colectivo del Convenio Colectivo de Trabajo del Sector Transporte de Mercancías por Carretera y Logística de la Provincia de Barcelona 2007-2010, en los términos establecidos por la Sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sala Social de fecha 12 de diciembre de 2013, estableciéndose en el acuerdo tanto la plasmación de la duración de las vacaciones como los posibles periodos de disfrute.

 

X. El contrato de trabajo se asienta sobre criterios de buena fe, tanto en su desarrollo como en la especificación de las diversas conductas y actividades que se deben realizar. En este sentido se ha pronunciado el Tribunal Constitucional en su sentencia de 27-10-2003, donde se ha indicado que la aplicación del derecho es, como toda interpretación una realización de valor, esto es, una elección que entre diversas valoraciones posibles se orienta hacia aquellos principios que orientan a la norma.

 

Determinando la doctrina del Tribunal Supremo, que la buena fe es consustancial al contrato de trabajo, en cuanto por su naturaleza sinalagmática genera derechos y deberes recíprocos; que el deber de mutua fidelidad entre empresario y trabajador es una exigencia de comportamiento ético jurídicamente protegido y exigible en el ámbito contractual y por ello también  en la interpretación de los pactos y acuerdos colectivos formalizados entre el empleador y los representantes legales de los trabajadores.

 

En este sentido, la buena fe como uso y práctica que lleva consigo el desenvolvimiento de la actividad entre empresario y trabajador debe ser interpretada como una fuente más del contrato de trabajo y de los acuerdos colectivos suscritos en relación con el mismo a la luz del artículo 3 del Estatuto de los Trabajadores.

 

XI.  Con relación a la aplicación más favorable de las regulaciones en conflicto, hay que partir de que   el Tribunal Supremo en sentencias de 24 de enero de 2000 y  27 de septiembre de 2002, llegaron a la siguiente doctrina,  “todo pacto negocial, constituye un precepto de autonomía privada, una autorregulación de intereses propios. De ahí que, si en cuanto pacto es susceptible de interpretación, e igualmente lo es en cuanto precepto de autonomía privada, más lo será en cuanto pacto colectivo, porque genera un precepto que se extiende a vínculos contractuales cuyos titulares pudieron no intervenir en el clausulado convencional colectivo. Por eso se suele subrayar su carácter de norma laboral, y además, de una norma que proviene de la contratación. Y en definitiva se suele afirmar que en la interpretación de un pacto colectivo intervendrán las reglas del Código Civil. Las dictadas para las Leyes, artículo 3.1 según el cual, las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que haya de ser aplicada, atendiendo al espíritu y finalidad de aquella”.

 

También las dictadas para los contratos. El artículo 1281 indica que si los términos del contrato son claros y no dejan duda sobre la intención de los contratantes se estará al “sentido literal de sus cláusulas”. El artículo 1282 añade que, para juzgar de la intención de los contratantes «principalmente a los actos de éstos, coetáneos y posteriores» al contrato, la doctrina científica añade los actos anteriores. El artículo 1283 vuelve a reiterar el papel de la intención, pues cualquiera que sea la generalidad de los términos empleados, no deberán entenderse comprendidos “cosas distintas y casos diferentes” de aquellos sobre los que los interesados se propusieron contratar. El artículo 1285 del CC, señala que las cláusulas de los contratos deberán interpretarse unas por las otras, atribuyendo a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas. Siendo de menor interés aquí, los demás preceptos civiles.

 

Con tales criterios interpretativos, se determina de una forma evidente que el   Acuerdo de condiciones económicas y laborales de los trabajadores de YYYY Delegación provincial de Barcelona de fecha 30 de mayo de 2016, ratificado en el Tribunal Laboral de Catalunya en fecha 7 de junio de 2016, establece de una forma indiferenciada y sin ningún tipo de condicionantes para todos los trabajadores de la empresa una duración de las vacaciones anuales de 32 días naturales, más dos festivos, que se disfrutaran en dos periodos, delimitándose que se planteará una fórmula de 15 días en verano y 19 días en invierno. Mientras que la regulación del convenio colectivo de aplicación establece una duración general ordinaria de 30 días naturales de duración de las vacaciones, determinándose que cuando la planificación de las vacaciones sea de fuera de los meses de junio a septiembre se genera el derecho a dos días más, pero dicho incremento no resulta de aplicación en los supuestos de efectuar las vacaciones fraccionadas. Lo que motiva que el Acuerdo de la empresa YYYY Delegación de Barcelona, al conferir con carácter general e incondicionado de 32 días naturales más dos festivos locales en todo caso, no establezca una regulación inferior a la del convenio.

 

Por otro lado, la regulación complementaria del convenio colectivo establece que “Con independencia de lo anterior, las empresas podrán pactar individualmente con sus trabajadores, con la intervención de sus representantes, el fraccionamiento de las vacaciones, de manera que 21 días se realicen en el período estival de forma consecutiva (se entiende por período estival el comprendido entre el 21 de junio y el 21 de septiembre) el resto 14 días naturales, a lo largo del año que podrán fraccionarse de mutuo acuerdo entre las partes”. Dicha regulación no es incondicionada pues parte del hecho de que las  empresas podrán pactar, lo que implica que no estamos ante un derecho general e incondicionado sino que requiere la efectividad de ese previo pacto que no resulta obligatorio para las empresas, máxime si a través de acuerdos colectivos los representantes legales y sujetos legitimados para la negociación colectiva  de todos los trabajadores de la empresa han alcanzado un acuerdo   con eficacia jurídica de convenio colectivo para una regulación de las vacaciones anuales en fecha posterior al de entrada en vigor del convenio sectorial y que en su duración general no establece una minoración de lo reconocido en el mismo, sino  que regula una planificación de vacaciones fraccionadas en dos periodos temporales diferenciados.

 

Por todo cuanto antecede, de conformidad con los antecedentes y fundamentos de derecho expuestos, y al objeto de resolver en derecho las discrepancias existentes entre las partes, con respecto a la cuestión a dirimir, se emite el siguiente,

 

LAUDO

 

ÚNICO.- “Se determina que  en materia de vacaciones prevalece el Acuerdo de condiciones económicas y laborales de los trabajadores de YYYY Delegación provincial de Barcelona de fecha 30 de mayo de 2016, ratificado en el Tribunal Laboral de Catalunya en fecha 7 de junio de 2016 sobre el artículo 18 del Convenio Colectivo del Transporte de Mercancías de la  Provincia de Barcelona.”

 

En el plazo de siete días hábiles a contar desde la notificación del laudo, cualquiera de las partes podrá solicitar del árbitro, la aclaración de alguno de los puntos de aquél, que tendrá que facilitarse en el plazo máximo de 10 días hábiles.

 

El trámite de aclaración faculta a cualquiera de las partes a solicitar del árbitro, única y exclusivamente, la adecuada matización o esclarecimiento de alguno de los puntos contenidos en el laudo, sin que, en ningún caso, tal facultad pueda ser utilizada para rebatir los posicionamientos reflejados en la resolución arbitral.

 

 

 

 

 

Antonio Benavides Vico

Árbitro del TLC